google-site-verification: google1b3fbc9e631b3b83.html

02 mayo 2006

La alas de la vida

Saber volar siempre ha sido un sueño para el hombre. Siempre ha sido un anhelo. Siempre ha sido un reto para conquistar los aires. Pero el poder estar en el cielo permirte darle una mirada diferente a la vida. Y si las cosas en la tierra no son muy gratas, esta vista de alguna forma da tranquildad para actuar con cautela en los asuntos terrenales.

Y si como dice el autor "la vida te da sorpresas", no hay que desesperarse, pues seguro que de las cosas difíciles siempre viene algo bueno . En mi caso, que estoy en las difíciles, espero tomar lo bueno de lo que estoy pasando y poder seguir mi vida. Porque la prueba que tengo es la más grande que me ha tocado.

Pero eso es solo un ejemplo, pues soy un colombiano que intenta buscar la felicidad en las pequeñas cosas, un ciudadano que desde su labor quiere que todo mejore, un hombre que pensó encontrar el amor en una gran mujer y que, como todo, no fue así.

Solo soy un hombre en busca del amor...

5 comentarios:

  1. Y seguro que lo vas a encontrar. Te felicito por esa fuerza tan grande que tienes,la forma de perdonar y no guardar rencor, algunas cosas salen bien,muy bien y otras no tan bien. Seguro que tendrás tu recompensa por tu lealtad y tu fuera interior.

    ResponderEliminar
  2. Felicitaciones, un blog muy intimista. Un saludito reportando sintonía. Ya te contesté en mi blog: http://solanoconsultores.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Víctor, entonces seguimos en contacto para el desarrollo del Periodismo Digital. Lo espero con más frecuencia por acá.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo1:17 p.m.

    Alejo!
    Todos en algun momento somos almas viajeras en busca del amor, pero del amor verdadero, delamor sano que lo arriesga todo y lo cura toda. Eres por naturaleza un soñador y estoy segura que alcanzaràs lo que tanto anhelas, y que puede estar màs cerca de tì de lo que te imaginas, solo hace falta prender la luz.
    Un saludo. Adri.

    ResponderEliminar